Categories
Noticias

Junta realiza 125 ataques aéreos en una semana en Karen Sta

La junta golpista de Myanmar realizó 125 ataques aéreos en cinco días para defender su puesto estratégico en el estado de Karen (o Kayin), en la frontera con Tailandia, donde cada vez más refugiados buscan refugio del wa, según el sitio web de noticias independiente The Irrawaddy después del último Los enfrentamientos de la semana invadieron el espacio aéreo tailandés.

El 1 de febrero del año pasado, el ejército de Myanmar derrocó al gobierno anterior dirigido por Aung San Suu Kyi y comenzó un conflicto civil. Varios grupos de resistencia operan en el estado de Karen y el 26 de junio atacaron el puesto avanzado de Ukayit Hta cerca del pueblo de Waw Lay.

Los combates continuaron durante una semana y según la Columna Cobra, una división de las fuerzas antigolpe, los militares de la junta llevaron a cabo 125 ataques entre el 27 de junio y el 1 de julio, obligando a cientos de civiles (al menos 300 según The Irrawaddy, mientras que los Bangkok Post rebaja la cifra a cien) para huir a Tailandia cruzando el río Moei que separa ambos países.

Esos días, aviones birmanos cruzaron el espacio aéreo tailandés aterrorizando a la población civil, que inmediatamente se refugió en búnkeres antiaéreos, y provocando la suspensión de clases en dos escuelas a lo largo de la frontera. El incidente ocurrió en el distrito de Pop Phra en la provincia de Tak y los medios tailandeses confirmaron la muerte de varios civiles alcanzados por las bombas del ejército birmano.

El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-ocha, afirmó que el incidente no fue un problema. El ministro de Relaciones Exteriores, Don Pramudwinai, dijo ayer que Myanmar enviaría una carta formal de disculpa por el ataque aéreo, confiando en que el evento no se repetirá en el futuro. Según un acuerdo entre los dos países, si los proyectiles de artillería caen en suelo tailandés, Bangkok primero enviará señales de advertencia y solo devolverá el fuego si existe una amenaza directa para su propia población.

Mientras tanto, el número de refugiados birmanos sigue aumentando: mientras que el número de desplazados internos (IDP) desde el golpe ha aumentado a casi 700.000, el número de personas que han cruzado la frontera desde febrero de 2021 ronda las 60.000, según cifras de ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados. Tailandia alberga actualmente a más de 91.000 refugiados, de los cuales aproximadamente la mitad son cristianos.

A pesar de la presencia de nueve campos de refugiados de la ONU a lo largo de la frontera, muchos migrantes dependen de los traficantes de personas. La semana pasada, las fuerzas de seguridad tailandesas arrestaron a 43 refugiados birmanos y 7 traficantes que intentaban transportar a las víctimas escondidas en camiones a Malasia, donde les prometieron que encontrarían trabajo.

Categories
Noticias

Antiguo cementerio cristiano de Mardin profanado

Tumbas asirias de más de mil años destruidas y profanadas, huesos de muertos y otros objetos sagrados arrojados al exterior. Este último y preocupante episodio de intolerancia contra un lugar cristiano en Turquía se produjo el 29 de junio, festividad de San Pedro y San Pablo, pero la noticia ha trascendido en los últimos días. Al visitar el cementerio ubicado en el distrito Yemişli de Midyat, en la provincia suroriental de Mardin, que ya fue escenario de episodios de intolerancia en el pasado reciente, los cristianos hicieron el amargo descubrimiento.

Una fuente institucional en Turquía habló a AsiaNews, bajo condición de anonimato, subrayando que “es difícil” atribuir una “matriz” clara a eventos de este tipo, que sin embargo representan “importantes signos de intolerancia”. La fuente prosigue “es importante que la policía abra una investigación y capture a los responsables, para que podamos establecer los hechos”. La fuente concluye: “Igualmente es importante dar protagonismo a las noticias para que episodios de este tipo no queden en el olvido”. o minimizado”.

Testigos presenciales cuentan que la capilla del cementerio, dedicada a los dos apóstoles que la Iglesia celebra el 29 de junio, día del atentado, fue construida en 1967 dentro de un cementerio que contiene tumbas que datan incluso del primer milenio. Cada año, la comunidad local -compuesta por cristianos asirios, caldeos y siríacos- visita las tumbas el día de la fiesta para orar y realizar ritos votivos frente a los santos y las tumbas de sus antepasados.

El hallazgo de las tumbas profanadas despertó dolor y desesperación en la comunidad cristiana, que recibió el apoyo y la solidaridad de los yazidíes que viven en la zona, donde estuvo la sede del Patriarcado Ortodoxo Sirio de Antioquía, que luego se trasladó a Siria. En la última década, durante la primera fase del conflicto sirio, la zona vio la llegada de un importante flujo de refugiados cristianos, en algunos casos con la oposición de la mayoría musulmana.

En el pasado, la provincia de Mardin fue escenario de varios episodios de violencia y abuso contra los cristianos. En un caso, un monje asirio Sefer (Aho) Bileçen fue declarado culpable en 2021 y condenado a más de dos años de prisión por presuntamente ayudar a una “organización terrorista”.

De hecho, lo único que hizo fue dar un trozo de pan y un poco de agua a las personas que habían llamado a las puertas de su convento. Según las autoridades turcas, esas personas eran miembros del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

La condena del clérigo se produjo en un momento de repetidas violaciones y abusos de los derechos, como la venta en línea de una iglesia armenia de siglos de antigüedad, la celebración de una barbacoa en la histórica iglesia armenia de Sourp Asdvadzadzi y las conversiones en mezquitas de los antiguos cristianos basílicas de Hagia Sophia y Chora después de que se convirtieron en museos tras el establecimiento de la República Turca bajo Atatürk.